A Paso Burra

A Paso Burra

De Tarifa a Itaca: caminar el Mediterráneo

Quien alguna vez haya leído el poema Itaca de Konstantino Kavafis y sentido la emoción de la lectura que parece escrita para una misma, comprenderá a primer vistazo las claves de esta andadura.

Llegar a Itaca, a ritmo lento,  “A Paso Burra”, caminando a lo largo de todo el Mediterráneo, empezando en Tarifa, su kilómetro cero. Y deseando que el camino se haga bien largo, para disfrutarlo todo lo posible

Cuando esta aventura se emprende a una edad en la que se reconocen cíclopes y lestriones, hasta el punto de no temer que salgan al camino, porque ya una se ha hecho hasta amiga de ellos, se siente que es buen momento de ponerse en marcha sin prisa por llegar a la meta. Mi tiempo para emprenderla ha llegado al compás de una jubilación parcial temprana, aún con energía para caminar buenas horas al día, con una ligera mochila a la espalda, al suave.

“A Paso Burra” no es una ruta señalizada, no se sigue en un mapa, ni se lleva grabada en el móvil.  Es más bien un modo de caminar, sin prisa, disfrutando el paso.  Con tiempo para agacharse y recoger conchas y corales, para sentarse en la arena a ver las olas y desvestirse cuando se siente la invitación del agua a bañarse, con tiempo de charlar en los encuentros placenteros, y con tiempo para saborear una rica cervecita fresca al terminar el día. Y si con tanto parar y charlar no se llega adonde se preveía en la jornada, no pasa nada, el destino se alcanzará mañana.

Dice la red que el “Sendero del Mediterráneo” está marcado como GR-92 a lo largo de la costa peninsular, y que forma parte del Sendero Europeo E-12, itinerario de gran recorrido. Pues bien, al momento de escribir estas líneas, en marzo 2020, tras haber caminado prácticamente toda la parte peninsular, desde Tarifa (Cádiz) hasta Portbou (Girona), puedo asegurar que las señales del GR-92 son anecdóticas (excepto en Catalunya).

Pero ¿para qué necesitar señales si se trata de seguir la orilla del Mediterráneo?, ¿para qué quiere una A Paso Burrera una señalización roja y blanca para ir de Tarifa a Itaca, si tan sólo hay que guiarse por la línea azul del Mediterráneo? ¿Qué mejor señalización que seguir el azul continuo desde Tarifa a Itaca?. El tramo peninsular recorrido me permite afirmar que dejarse llevar por esa línea azul es casi todo lo que hay que hacer, liberando así al placer de caminar de la pesadez de consultar mapas ni menos de conectar móviles. Hay algún tramo más complicado, demasiado acantilado o, peor, demasiado urbanizado, pero se puede solventar fácil, porque una A Paso Burrera no tiene inconveniente en tomar una burra, un bus local, o un tren chuchu, para recorrer esas zonas escarpadas donde advierte peligro. Y, por suerte, hay buses y trenes que pasan rozando costa, o metiéndose incluso en arena, por casi toda la costa peninsular.

Al terminar el día, cuando el cansancio de la jornada llega, una joven “A Paso Burrera” se tumbaría feliz a dormir en la playa, en la arena, oyendo el ruido del mar, viendo las estrellas por encima y sacando la birra de la mochila. Qué gozada tendría que ser. Pero me temo que esa juvenil época la dejé atrás hace unos cuantos años, y que ahora me asumo como joven jubilada, por lo que a fin de jornada vuelvo a punto de origen, donde he dejado mis pertenencias. A disfrutar de una ducha calentita, una cena reconfortante y un sueño reparador para avanzar nueva ruta al día siguiente.

En Logística encontrarás distancias, kilometrajes, transportes y hoteles. Es parte de la ruta, aunque menos romántica.